¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (Teoría de la Litopanspermia)

0
1480

 

Parece que una nueva teoría llamada litopanspermia podría cambiar el rumbo de las teorías sobre el origen de la vida, especialmente la de la panspermia.

 

prometheus

 

En la escena inicial de Prometheus, el último largometraje de Ridley Scott, un ingeniero alienígena es visto sembrando vida en el planeta Tierra, pero un proceso gravitacional recientemente descubierto, llamado “transferencia débil”, indica que todo podría haber sucedido de manera opuesta, por lo que científicos plantean la posibilidad de que nuestro planeta haya sembrado vida en otras partes del cosmos.

 

La teoría de la litopanspermia plantea que la vida se pudo repartir por el universo a través de fragmentos provenientes de explosiones volcánicas y de colisiones asteroides.

 

Anteriormente los científicos planteaban que la probabilidad de que objetos fuesen atrapados por otros planeta era nula, pero tras el descubrimiento de la transferencia débil, esta idea se ha desvanecido, afirmando que es posible que fragmentos se hayan alejado poco a poco de una órbita para pasar a otra.

 

litopanspermia

 

Aunque los investigadores de la Universidad Princeton, Universidad de Arizona y el Centro de Astrobiología en España, plantean un escenario en el que esto sí es plausible, al mismo tiempo indican que la única vez que esto pudo haber sucedido fue entre 164 millones a 288 millones de años después de la formación del sistema solar.

 

Según la investigadora Amaya Moro-Martín, hay dos requisitos fundamentales para que la transferencia débil suceda: en primer lugar, los sistemas planetarios implicados deben contener una planeta masivo que capture el meteoro que pase por la frontera de gravedad débil (que sería Júpiter). En segundo, ambos sistemas deben tener velocidades bajas. El planeta Tierra cumple con estos dos requisitos.

 

Para demostrar la viabilidad de sus modelos, los investigadores simularon 5 millones de trayectorias entre un sistema planetario sencillo (con 4,300 estrellas) y tres condiciones distintas relacionadas a la masa. Los resultados mostraron que las posibilidades de que una estrella capturara fragmentos de otro sistema planetario bajo estas circunstancias variaba entre un 5% y un 15%; anteriormente este fenómeno era mil millones de veces menos probable.

 
Fuente: [Pijama Surf]
 


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here