Mediante astrosismología descubren encuentro cercano de dos planetas extraterrestres

0
482

 

planetas-juntosUn grupo de astrónomos, que estudian mediante la astrosismología (*) las imágenes de la sonda Kepler de la NASA, descubrieron un par de novedosos planetas con densidades muy diferentes que orbitan un encuentro cercano entre sí y demasiado vecinos a su estrella como para estar en la llamada “zona habitable”, sin embargo representan nuevas incógnitas, informa ayer la NASA y el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsoniano (CfA).

“Pocos lugares nocturnos ofrecen más drama que la Luna llena que se levanta sobre el horizonte. Ahora, imaginemos que en lugar de la Luna”, destacan los astrónomos, esta sea “un planeta gaseoso gigante que ocupe tres veces más cielo”, y que se vislumbre en su superficie “un paisaje fundido en un mundo de lava”.

 

Este panorama extraterrestre existe en el recién descubierto sistema de dos planetas Kepler-36.
Los investigadores están sorprendidos tratando de entender cómo estos dos mundos, tan diferentes, uno rocoso y otro gaseoso, terminaron en órbitas tan cercanas. Dentro de nuestro sistema solar, los planetas rocosos residen cerca del Sol, mientras que los gigantes de gas son mucho más distantes.

 

“Estos dos mundos están teniendo un encuentro cercano”, destaca Josh Carter, investigador de equipo Hubble, de CfA, “Ellos son los más vecinos el uno con el otro que cualquier sistema planetario que hayamos visto”, agrega su colaborador Eric Agol de la Universidad de Washington.

 

Los científicos descartaron que pudieran tener agua líquida en la superficie, necesaria para que sean habitables. Ellos miden las caídas en el brillo de las estrellas, en búsqueda de planetas que estén en su tránsito, y no todos entran en esta categoría.

 

En este afán científico descubrieron estos dos planetas. Kepler-36b está más al interior del sistema planetario, y orbita a su estrella cada 13,8 días, mientras que el planeta exterior, Kepler- 36c, orbita cada 16,2 días.

 

En su máximo acercamiento, el dúo planetario se encuentra 20 veces más cerca entre sí que cualquiera de los dos planetas de nuestro Sistema Solar, informe la NASA.

 

“Los dos planetas experimentan una conjunción cada 97 días en promedio. En ese momento, están separados por menos de 5 distancias Tierra-Luna”, destaca el equipo smithsoniano.

 

“Kepler-36c es mucho más grande que la Luna y presenta una espectacular vista en el cielo de su vecino. Casualmente, el más pequeño, Kepler-36b, parece del tamaño de la Luna vista desde Kepler-36c. Estos acercamientos despiertan enormes mareas gravitacionales que ajustan y estiran a ambos planetas”, agregan los científicos.

 

Kepler-36b es un planeta rocoso de 1,5 veces el radio y 4,5 veces la masa de la Tierra. Kepler-36c a su vez es un gigante gaseoso de 3.7 veces el radio y ocho veces la masa de la Tierra.
La extraña pareja planetaria orbita una estrella que es ligeramente más caliente y un par de miles de millones de años mayor que nuestro Sol, situada a 1.200 años luz de la Tierra.
“Hemos encontrado esto en una mirada veloz”, informa Josh Carter. “Ahora estamos por filtrar los datos de Kepler e individuar más”, agrega.

 

Astrosismología

Astrosismología es el estudio de las estrellas mediante la observación de sus oscilaciones naturales. Estrellas similares al Sol resuenan como instrumentos musicales, según los astrónomos smithsonianos, y esto se debe a las ondas sonoras atrapadas en su interior.
“Al igual que un instrumento musical, a más grande es la estrella, ‘más profundas’, son sus resonancias”, declaran los astrónomos en su informe.
“Este sonido atrapado hace que las estrellas inhalen, exhalen, o oscilen, con suavidad”.
Equipo de estudio

 

El equipo de investigación finansiado por la NASA, fue dirigido por Josh Carter, de la misión Hubble del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica en Cambridge, Massachusetts, y Agol Eric, un profesor de astronomía en la Universidad de Washington en Seattle, que utiliza los datos de la NASA del Telescopio espacial Kepler. Los resultados se publicaron ayer en la revista Science.

 

Con sede en Cambridge, Massachusetts, el Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA) es una colaboración conjunta entre el Observatorio Astrofísico Smithsoniano y el Observatorio del Harvard College. Los científicos del CfA, organizados en seis divisiones de investigación, estudian el origen, evolución y destino último del Universo.

Artículo original de lagranepoca.com
Fuente: [lagranepoca.com]


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here