A la "caza" de mega-estructuras extraterrestres

0
1424

 

Cuando la gente piensa en la búsqueda de inteligencias extraterrestres, se imaginan a alguien como Ellie Arroway (El personaje de Jodie Foster en la película “Contact”) escaneando el cielo para encontrar posibles transmisiones de radio que provengan de fuera de nuestro planeta. Pero, ¿por qué no pensar y buscar de otra manera? tal vez una civilización extraterrestre muy avanzada podría construir estructuras lo suficientemente grandes como para que las veamos.


 

Pintura del Mundo en forma de Anillo de Larry Niven.
Pintura del Mundo en forma de Anillo de Larry Niven. Crédito: Hill / Wikimedia Commons

 

 

La Astro-Ingeniería trata sobre el estudio de las posibles enormes estructuras construidas a escalas astronómicas por civilizaciones avanzadas. Esto, sin duda, suena audaz – y para la raza humana en este momento, lo es. Para nosotros, astro-ingeniería sigue siendo en gran medida el ámbito de los experimentos mentales, los cálculos teóricos, y la ciencia ficción. Así que puede ser sorprendente saber que algunos astrónomos han hecho algunos intentos muy serios para buscar artefactos de astro-ingeniería alrededor de otras estrellas. Con telescopios cada vez más sensibles, y con las cada vez más imágenes que se están tomando a los exoplanetas, la idea empieza a cautivar la imaginación una vez más.

 

Esfera de Dyson, compuesta por un enjambre de satélites más pequeñosImagen: Impresión artística de una esfera de Dyson, compuesto por un enjambre de satélites más pequeños. Crédito: Vedexent / Wikimedia Commons

 

En 1960, Freeman Dyson publicó un artículo titulado: “Búsqueda de fuentes estelares artificiales de radiación infrarroja“. Su sugerencia era que cualquier mega estructura construida alrededor de una estrella debe manifestarse mediante la emisión de luz infrarroja. De esta manera se podrían buscar fuentes  infrarrojas que parezcan artificiales.

 

Dyson también consideraba que cualquier civilización avanzada potencialmente podría necesitar una gran cantidad de energía para sostenerse. Un método que propuso fue el de construir una amplia gama de satélites que encerraran a toda una estrella, para así “cosechar” la energía – un concepto que más tarde llegó a ser conocido como una esfera de Dyson. Si bien el concepto no fue tomado muy en serio por el propio Dyson, esta era una idea lo suficientemente potente que obtuvo una gran cantidad de atención.

 

Por desgracia, construir una esfera Dyson no es tan simple como la búsqueda de la luz infrarroja. Muchas estrellas, incluido nuestro Sol, están rodeadas por un disco de polvo, y este polvo emite un montón de rayos infrarrojos. Para encontrar una esfera de Dyson, es necesario buscar una firma específica de la luz infrarroja, emitida en apenas el conjunto adecuado de longitudes de onda.

 

Y esto ya se ha está tocando en un proyecto de un curso dirigido por Dick Carrigan en el Fermilab. Los astrónomos sondean periódicamente el cielo para ver lo que pueden encontrar, y Carrigan está en la búsqueda de esferas de Dyson, a través de datos infrarrojos. Hasta la fecha, el proyecto cuenta con un puñado de candidatos , pero nada definitivo, todavía no.

 

Pero mediante luz infrarroja no es la única manera de detectar esferas de Dyson. En 2012 Geoff Marcy, un investigador de exoplanetas, recibió una subvención para ir a la “caza” de evidencias de esferas de Dyson en los datos registrados por Kepler. En principio, todos los grandes objetos artificiales en órbita alrededor de otras estrellas deberían ser detectables exactamente de la misma manera que los exoplanetas lo son.

 

 

Mundos Artificiales
Tamaños estimados de los dos Estrellas de la Muerte, en comparación con la Tierra y la Luna.

Imagen: Tamaños estimados de los dos Estrellas de la Muerte, en comparación con la Tierra y la Luna. Crédito: Invader Xan / supernovacondensate.net

 

La labor realizada en la Astro-Ingeniería, obviamente, no es tarea fácil, cuanto mayor sea el artefacto diseñado, más difícil sería crearlo.

Si tomamos como ejemplo la estrella de la muerte que aparece en la película Star Wars, y en el caso de que alguna Organización tuviera el propósito de construirla, esta sería una tarea imposible, debido al gran tamaño que debería tener la misma; y además ninguno de los materiales de ingeniería que actualmente se utilizan en la Tierra serían lo suficientemente fuertes como para sobrevivir el tipo de tensiones que intervienen en la construcción de tal dispositivo. En otras palabras, las intenciones de la Casa Blanca de construir un objeto del tamaño de Estrella de la Muerte, terminaría en un fracaso total.

 

Mientras que la estrella de la muerte pueda ser emblemática en muchas de nuestras mentes, como una vasta estructura artificial, en realidad es bastante pequeña para los estándares de la Astro-Ingeniería. Incluso las estimaciones que afirmaban lo grande que era, esto no es suficiente, incluso en comparación con la Luna de la Tierra, es decir, algo de este tamaño sería todavía difícil de detectar con un telescopio. Si tuviéramos que ser capaces de detectar en realidad una estructura de astro-ingeniería, esta tendría que ser mucho más grande.

 

Al igual las esferas de Dyson son mundos en forma de anillo, como las representadas en los videojuegos de Halo. Un Anillo consistiría en un anillo gigante en órbita alrededor de una estrella, construida con comodidad dentro de la zona habitable de la estrella. Esto daría a una civilización avanzada un hábitat con una superficie de varios millones de veces el tamaño de la Tierra en el que vivir. Mientras que un planeta como el nuestro podría sufrir, debido a la tensión bajo el peso de una población creciente, una sociedad avanzada podría tener una población de miles de millones viviendo en un Mundo Anillo.

 

Pensando en las escalas más grandes, y considerando las cosas de forma especulativa, algunas ideas radicales se han propuesto. Por ejemplo, un cerebro matrioshka sería utilizar una serie de esferas concéntricas Dyson para explotar toda la producción de energía de una estrella para alimentar un gran equipo. Igualmente alucinante es la idea de la hélice de Shkadov que usa un espejo gigantesco como una vela, que permite que toda una estrella se acelere y se traslade, junto con todo lo que pasó a estar en órbita. Pero no nos adelantemos.

 

Una cosa es absolutamente cierta – Para que cualquier raza alienígena llegue a considerar realizar un proyecto de astro-ingeniería, tendrían que ser muchísimo más avanzados que nosotros. Por supuesto, como algunos científicos han señalado, “No hay ninguna razón obvia por la que nuestra propia época astronómica favorece a la aparición de las civilizaciones”. En otras palabras, nuestra galaxia tiene miles de millones de años de antigüedad, y no hay razón para creer que las sociedades alienígenas no han estado en existencia desde hace mucho tiempo antes de que los seres humanos hubieran evolucionado aún.

 

¿Podrían esferas de Dyson y otras mega-estructuras de astro-ingeniería realmente existir en la galaxia o en otro lugar? En la actualidad, no tenemos ninguna manera de saberlo. Pero la posibilidad por sí sola es lo suficientemente emocionante para que valga la pena seguir buscando. Tal vez podríamos encontrar algo increíble hasta en la más cercana estrella.

 

Fuente: [io9.com]

 


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here