Preocupante: Persecución de “brujas”, en pleno siglo 21

0
1989
La persecución de las brujas, al estilo del siglo 21
La persecución de las brujas, al estilo del siglo 21

La mayoría de la gente cree que la persecución de “brujas” alcanzó su apogeo a principios de los años 1690 con los ensayos en Salem, Massachusetts, sin embargo en pleno siglo 21 la violencia contra las personas acusadas de brujería está aún con nosotros. Lejos de desvanecerse, gracias a la interconexión digital y el desarrollo económico, la caza de brujas se ha convertido en un creciente problema mundial.

En los últimos años, ha habido una serie de ataques contra las personas acusadas de brujería en África, el Pacífico y América Latina, e incluso entre las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos y Europa Occidental. Investigadores de refugiados de las Naciones Unidas y los organismos de derechos humanos han estimado que los asesinatos de las supuestas brujas suman miles cada año, mientras que las palizas y destierros podrían llegar a los millones. “Esto se está convirtiendo en un problema internacional – es una forma de persecución y la violencia que se está extendiendo en todo el mundo”, dijo Jeff Crisp, un funcionario de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados, dijo a un panel en el 2009 , el último año en el que un organismo internacional estudió las dimensiones totales del problema. Un informe de ese año de la misma agencia y un estudio de Unicef ​​realizado en 2010 encontró tanto un aumento, especialmente en África, de la violencia y el abuso de los niños vinculados a las acusaciones de brujería.

Más recientes informes de prensa sugieren un patrón perturbador de la mutilación y el asesinato. El año pasado, una multitud en Papua Nueva Guinea quemó viva a una joven madre, Kepari Leniata, 20, sospechosa de brujería. Este caso fue altamente publicitado después de una serie de casos en los últimos años de violencia grupal letal contra las mujeres y los hombres acusados ​​de brujería.

“Estos casos son cada vez más comunes en ciertas partes del país”, dijo el primer ministro, Peter O’Neill. El año pasado, Papua Nueva Guinea, finalmente derogó una ley de 1971 que permitió a los atacantes para citar la intención de combatir la brujería como una defensa legal. Pero el progreso es lento. Aunque la policía acusó a un hombre y una mujer en relación con la matanza en 2013 de la Sra. Leniata, nadie ha sido juzgado, un hecho que llamó la protesta de la Amnistía Internacional en febrero.

Uno de los aspectos más desagradables de estos crímenes es su brutalidad. Las víctimas suelen ser quemados vivos, como en el caso de la señora Leniata y 2.012 casos en Nepal; mujeres o acusados ​​a veces son golpeados hasta la muerte, como ocurrió en la ciudad colombiana de Santa Bárbara en 2012; o las víctimas pueden ser apedreados o decapitados, como se ha informado en Indonesia y África subsahariana.

La pobreza en el mundo en desarrollo, así como la búsqueda de chivos expiatorios, son las principales causas de los ataques anti-brujas. Pero mientras que África y el suroeste del Pacífico tienen una larga historia de miseria económica, gran parte de esta violencia, especialmente contra los niños, ha empeorado desde el año 2000. El aumento sugiere fuerzas distintas de resentimiento económico o antigua superstición.

En algunas comunidades, son los jóvenes los que principalmente asumen el papel de los cazadores de brujas, lo que sugiere que pueden verlo como una forma de ganar prestigio por la limpieza de los indeseables y la aplicación de las costumbres sociales. Muchos de los cazadores de brujas autoproclamados son hombres, y además destaca otro aspecto maléfico del fenómeno: la mayoría de las víctimas son mujeres. El reverendo Jack Urame del Instituto melanesio, una agencia de derechos humanos de Papúa Nueva Guinea, estima que la violencia relacionada con la brujería se dirige 5 a 1 en contra de las mujeres, lo que sugiere que las acusaciones de brujería se usan para encubrir la violencia de género.

Otro factor, en particular en África Central y sus comunidades de la diáspora, es el advenimiento de las iglesias evangelistas, en el que los pastores-profetas autoproclamados claman contra la brujería y la posesión demoníaca. Ellos muchas veces dicen especializarse en la expulsión de los malos espíritus, a veces cobran por el servicio. Muchas de esas congregaciones han surgido de una acción evangelizadora de occidente.

Uno de los más populares predicadores pentecostales de Nigeria, Helen Ukpabio , escribió que “si un niño menor de 2 años grita en la noche, llora y es siempre febril con deterioro de la salud, él o ella es un siervo de Satanás.” Por lo tanto muchos niños en esas comunidades son especialmente propensos a ser identificados como poseídos. La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas informó que la mayoría de los 25.000 a 50.000 niños que viven en las calles de Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, fueron abandonados por sus familiares que los acusaron de brujería o posesión demoníaca.

La etiología de esta epidemia es compleja, pero los observadores de derechos humanos apuntan a la superpoblación, la rápida urbanización y la dificultad de los padres que se ven obligados a trasladarse en busca de trabajo, así como el enorme estrés de la crianza de los hijos en medio de la pobreza extrema. Las supersticiones se avivaron por “curanderos”, locales que cobran a los padres por exorcizar los malos espíritus.

En 2011, los tribunales de Arabia Saudí condenaron a un hombre y una mujer, en casos separados, a decapitación tras condenas por brujería. En 2013, los tribunales saudíes condenó a dos empleadas domésticas asiáticas a 1.000 latigazos y a 10 años de prisión por los cargos de los hechizos de fundición contra sus empleadores.

Un psíquico de televisión libanés, Ali Hussain Sibat, fue detenido en 2008, durante su peregrinación a Medina por la policía religiosa saudí por organizar un programa de televisión en su Líbano natal, “The Hidden”, donde iba a hacer predicciones y prescribir pociones de amor y hechizos. Después de una protesta por Amnistía Internacional y otras organizaciones, los tribunales saudíes acordaron la ejecución del Sr. Sibat por decapitación, pero lo condenaron en 2010 a una pena de prisión de 15 años.

Al igual que en África, la oleada de actividad anti-bruja en Arabia Saudita es bastante nuevo. La policía religiosa saudí creó una Dependencia de Lucha contra la brujería en 2009, resultando en el arresto de 215 presuntos “hechiceros” en 2012. Algunos observadores atribuyen este repentino interés en la brujería a los intentos de la familia real para apaciguar a sus inquisidores religiosos manteniéndolos ocupados observando a un puñado de personas vulnerables.

Un motivo final de la conducción de la caza de brujas moderna puede ser más venal que espiritual: La policía de Indonesia, donde ocurrieron alrededor de 100 asesinatos a sospechosos de brujería en el año 2000. Esto se da principalmente en mujeres vulnerables, que, a falta de familia o protección de la comunidad, son víctimas de destierro o asesinato con escasos argumentos, mientras que sus casas y propiedades son confiscadas por sus acusadores.

La globalización significa que la paranoia sobre la magia negra y posesión de los espíritus ya no se limita a los países en desarrollo. La migración masiva ha hecho de este un problema generalizado. En enero, en Queens, Nueva York, un hombre fue arrestado por golpear hasta la muerte con un martillo a su novia, Estrella Castañeda, de 56 años, y a su hija, Lina Castañeda, 25; Carlos Alberto Amarillo dijo a la policía que las mujeres eran “brujas”, que habían realizado “vudú y hechizos” en él. (Voodoo, conocido como el vudú más propiamente, es una fe auténtica afrocaribeña que se centra en la adoración a una deidad y a realizar rituales, practicado en Nueva York y en muchas ciudades de América.)

No se ha confirmado si las víctimas de Queens tengan vínculos con el vudú. Acusaciones como las realizadas por el Sr. Amarillo, que está bajo evaluación psiquiátrica, a menudo resultan poco confiables o están mal informadas de una manera sensacionalista. Pero el tema se ha convertido, sin embargo, en alarmantemente familiar en la cobertura de noticias occidentales.

En 2012, The Guardian informó de que la policía de Londres durante la última década investigó 81 casos de “abuso ritual” de los niños acusados ​​de posesión o brujería, un fenómeno que los organismos sociales británicos temen porque va en aumento, sobre todo en las comunidades de inmigrantes africanos. En 2010, un niño de 15 años de edad, Kristy Bamu , fue torturado y asesinado en el este de Londres por su hermana mayor y su novio, ambos congoleños, que lo habían acusado de brujería después de que él mojó su cama. A raíz de este caso, la policía británica comenzó a recibir capacitación especial sobre el abuso relacionado con la brujería.

Dado que la violencia contra las brujas tiene sus raíces en los sistemas de creencias de las sociedades tradicionales, sería fácil caer en la visión fatalista de que esta crisis es una repetición trágica de agresiones antiguas. Pero donde las supersticiones locales estallan en violencia o migran a través de una amplia gama de entornos y sociedades.

Las ramas occidentales de congregaciones cristianas deben trabajar en estrecha colaboración con los ministerios más fervientes de sus denominaciones, entre África y las comunidades de inmigrantes para fomentar la comprensión de cómo los “exorcismos” pueden terminar en el abuso mortal. Ninguna congregación africana quiere sentirse regida por el Oeste, pero hay un lugar para el intercambio y la presión cultural. Cuerpos eclesiásticos occidentales pueden promulgar específicamente prohibiciones contra fines de lucro con exorcismos.

Las leyes deben ser promulgadas contra los niños acusados de brujería a través de los países de África y el Pacífico sudoccidental, como un estado de Nigeria ya ha hecho . Y países como las Islas Salomón que todavía criminalizan la brujería, deben derogar esas leyes.

La indiferencia de la policía a los delitos de la caza de brujas también debe ser abordados, sobre todo en las sociedades donde los propios agentes de policía pueden compartir las creencias tradicionales sobre la “magia negra.” Un gobierno británico en 2012 publicó un informe sobre la lucha contra la violencia basada en la fe contra los niños. Este informe proporciona una valiosa guía para instruir a los policías sobre las señales de abuso, pidiendo a líderes religiosos condenar la violencia y proteger a los testigos vulnerables.

Crucial, también, es que las Naciones Unidas y las organizaciones internacionales de derechos humanos comienzan con la elaboración de estadísticas anuales sobre estos crímenes. Estamos gravemente obstaculizados en la comprensión de la magnitud de esta crisis, pues nuestros más recientes datos globales muestran cinco años de retraso.

La violencia relacionada con la brujería debe ser tratada al igual que los crímenes de odio por los tribunales internacionales y por todas las jurisdicciones donde existen leyes anti-odio. Esto es vital para lograr un mayor reconocimiento de la criminalidad y su prevención.

En demasiados lugares, la acusación de brujería se ha convertido en una incitación a la violencia colectiva. Es hora de poner a los fantasmas de Salem a descansar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here